Publicidad

¿Trader discrecional o trader algorítmico? II

Si te gusta el artículo difúndelo por favor: ¡Compartir es ganar!

 

En el anterior artículo ubicamos un poco los dos tipos de operativa. Hoy voy a tratar de exponer las ventajas y desventajas que tienen ambos métodos. Primero tratemos de diferenciarlos.

El trader algorítmico o de sistemas opera siguiendo unas reglas de trading totalmente estrictas, objetivas y predefinidas. Es decir, al ser objetivas cualquier persona debería poder seguirlas exactamente del mismo modo, no hay interpretación ni subjetividad en su aplicación. No participa de hecho en el proceso de decisión de cada trade, el sistema o las reglas lo hacen por él. Usualmente opera de forma automatizada, un software lanza al mercado las órdenes por él.

El trader discrecional es el que no sigue siempre unas reglas estrictas, objetivas y predefinidas, o bien lo hace solo eventualmente, a su discreción. Hay muchos tipos de traders discrecionales, y cada vez más éstos aprovechan algunas de las ventajas que presenta el trading algorítmico, como son el backtesting o las herramientas estadísticas para el control de la operativa, o algoritmos de Money Management… Unos más y otros menos, así podemos decir que hay traders estrictamente discrecionales (usualmente los noveles lo son) y traders parcialmente discrecionales o mixtos, pero todos participan en mayor o menor medida del proceso de decisión de cada trade, bien evaluando las reglas (que son más o menos flexibles claro) bien “leyendo” la dirección que le marcan los charts. Los más discrecionales apenas tienen reglas o siguen cada día unas distintas, utilizan infinidad de espacios temporales siguiendo su intuición para entrar y salir del mercado tratando de adivinar hacia donde se moverá.

Dado que casi todas las ventajas de uno son las desventajas del otro y viceversa, voy a centrarme en detallar las de operativa sistemática que como sabéis es mi preferida, incluyendo algún comentario sobre la discrecional.

Ventajas del trading algorítmico versus el discrecional:

  • El desgaste psicológico durante la sesión de trading es menor ya que no tomamos decisiones durante ella. En momentos de máxima presión o en malas rachas la toma de decisiones se complica mucho en el trading discrecional ya que los sentimientos afectan a nuestra capacidad de razonamiento. Los sistemas son más llevaderos con el paso de los años.
  • Si tenemos programado un sistema podemos evaluarlo y mejorarlo en el histórico mediante el backtesting, la optimización… La estrategia se trabaja y evalúa antes de operar en tiempo real con ella. En el trading sistemático se trabaja con datos no con la fe.
  • Así, a priori sabemos lo que podemos esperar de nuestro sistema, tanto en rentabilidad como en riesgo, ya que tenemos numerosos datos estadísticos obtenidos de las pruebas de backtesting, que nos permiten evaluarlo objetivamente. El trading discrecional con frecuencia se basa en ideas preconcebidas o mitos, algunos no demostrados o incluso inválidos.
  • Especialmente importante es esto en términos de riesgo: Draw Down, series de pérdidas, etc. Podemos tratar de estimar el peor escenario de la estrategia y valorar si en el futuro se desvía de los parámetros esperados. Cuando llegue el Draw Down esto nos ayudará mucho a soportarlo y a seguir confiando en la estrategia.
  • Por tanto, podemos controlar la evolución de los sistemas objetivamente, para detectar cuando una estrategia ya no es eficaz y conviene substituirla o mejorarla.
  • Libera mucho tiempo durante la sesión de trading que puede usarse para estudiar, evaluar o probar reglas nuevas así como verificar las existentes.
  • Los sistemas fomentan la disciplina ya que el trader no participa del proceso de decisión. En momentos de elevada presión o nervios el sistema seguirá actuando automáticamente con sus reglas. Asimismo, el poder evaluar con datos si el sistema sigue trabajando bajo parámetros razonables mejora nuestra confianza en la operativa.
  • El trading algorítmico fomenta una personalidad escéptica, incrédula y crítica, te lleva a ver al mercado como un juego de números, un mero “juego” estadístico donde todo es posible y tan solo tratamos de colocar las probabilidades a nuestro favor. Esto fomenta la disciplina… Datos y más datos, sólo datos y más datos.
  • Posibilidad de operar en muchos activos distintos a la vez al no tener que participar en las decisiones en la operativa.
  • Podemos utilizar diferentes estrategias simultáneamente, incluso contradictorias entre sí, con el fin de mejorar la diversificación. Por ejemplo, podemos operar con un sistema tendencial que esté comprado y con otro anti-tendencial que esté vendido porque espera una corrección en un timeframe más corto. Así, podemos diseñar portfolios de sistemas operando en distintos activos, con distintos time frames, consiguiendo un nivel de diversificación elevadísimo. Esto prácticamente es solo posible con sistemas.

Desventajas del trading algorítmico versus el discrecional

  • Son estrictos y rigurosos, lo que implica poca flexibilidad y adaptación ante cambios importantes de comportamiento del mercado. No obstante, en la actualidad existen sistemas llamados self adjusting systems que tratan de auto-ajustarse al mercado. En todo caso, ésta es la principal ventaja de un buen trader discrecional, su flexibilidad, su capacidad de adaptación al mercado. Mucho cuidado, como casi todas las virtudes se puede tornar defecto en el extremo. Absolutamente se trata de un arma de doble filo, porque con mucha frecuencia esa flexibilidad se torna en excusas para cambiar de método, en indisciplina, en improvisación, etc. que no solo no acaba siendo ventaja si no que pasa a ser desventaja.
  • Las malas rachas suelen ser mayores, en tiempo o precio, que con los buenos métodos discrecionales. Los buenos traders discrecionales pueden detener mejor un Draw Down provocado por un cambio de mercado, pero puede pasar lo mismo que en el punto anterior.
  • Debido a este mayor Draw Down, normalmente se necesita más capital para operar que en el método discrecional.
  • Su porcentaje de aciertos suele ser más bajo, sobre todo en los sistemas tendenciales, cosa que a los traders sin mucha experiencia les genera desconfianza y por tanto indisciplina. El buen trader discrecional, especialmente en el day trading, suele trabajar con % de aciertos superiores al 60%. En términos generales esto me parece acertado ya que la mente lo que peor tolera es el error, por lo que es mucho mejor acertar más que fallar (>50%) en términos psicológicos. Cuidar la mente siempre debe ser el principal objetivo de un trader ganador si quiere perdurar. La mayoría de los grandes sistemas son tendenciales, con ratios de acierto inferiores al 50%, incluso del 35%. Esto genera desconfianza en los traders noveles, ya que puede implicar series consecutivas superiores a 10 errores. Recuerdo que con sistemas sabremos que esto es normal (lo que no implica que no duela por supuesto) y podremos ir evaluando las cifras que obtenemos para saber si son normales o no. Con la operativa discrecional no tendremos este respaldo psicológico en base a los datos históricos, hasta que no dispongamos de suficiente track record.
  • El trading algorítmico tiene más barreras de entrada que el discrecional. Se percibe como una herramienta muy tecnificada al alcance de unos pocos, o del inversor con grandes recursos. Ciertamente hace falta una muy buena formación/experiencia previa en los mercados financieros y en análisis técnico, ya que la mayoría de sistemas se basan en él. También se necesitan buenos conocimientos matemáticos/estadísticos y al menos nociones de programación, pero es perfectamente alcanzable por cualquier persona que ya opere en el mercado. Charles Wright, en su libro “Trading as a business”, detalló las etapas de la evolución de un trader:
    1. Trader discrecional
    2. Trader técnico
    3. Trader iniciado de sistemas
    4. Trader experto de sistemas

Personalmente me siento totalmente identificado con esta evolución, aunque es cierto que no todo el mundo toma ese camino. Me dejo para otro artículo el explicar estas 4 etapas 😉

  • Requiere mucho más esfuerzo en términos de dedicación. El periodo medio para sacar una estrategia al mercado desde que nace en la mente hasta que empieza a operar con dinero real es muy variable dependiendo de muchos factores: experiencia, si es nueva o revisada, medios disponibles, su complejidad, su robustez, la calidad de la misma, etc… No obstante, no es extraño que tarde entre 6 meses y 1 año, en ocasiones menos y en ocasiones tras un año sencillamente la abandonas y nunca opera como se ideó originalmente.
  • El esfuerzo no termina nunca, que nadie piense que se trata de encontrar 3 sistemas, ponerlos a operar e irse a la playa. Los sistemas, nacen y mueren, frecuentemente se reproducen, pero hay que trabajar continuamente en ellos. Tanto en los que están operando, revisando que hacen lo que deben, supervisando que sus cifras se mueven en parámetros esperados, como en nuevos sistemas que están en el laboratorio. Un trabajo sin fin…
  • La idea de tener un portfolio de sistemas es absolutamente atractiva, pero en la realidad no es tan fácil conseguir una batería amplia de sistemas para diversos activos. Es posible pero difícil, lleva tiempo y mucho esfuerzo.

 

Como habéis visto muchas de las ventajas son psicológicas. No descubro nada si digo que los aspectos psicológicos son los más importantes del trading, y éstos son especialmente críticos cuando se pierde. Es fácil saber ganar pero no lo es tanto saber perder, y las pérdidas en el trading equivalen a los costes operativos que tiene cualquier empresa, no se puede aspirar a obtener rentabilidad sin ellos. El trading algorítmico es mucho más llevadero psicológicamente, sobre todo porque tratamos de estudiarlo y controlarlo todo mediante datos. Sabemos lo que podemos esperar y lo que no, sabemos cuando una estrategia ya no hace lo que debe y hay que cambiarla, cuando tenemos una racha muy dura sabemos si es fruto de la incapacidad del sistema o es algo normal. En el trading discrecional cuando sufrimos una mala racha realmente dura lo más usual es que aparezcan las dudas sobre uno mismo, o incluso que empecemos a hacer cambios sin que sean realmente necesarios. Esa flexibilidad es una ventaja en teoría pero hay que saberla usar muy bien y pocos son capaces. Es frecuente que un gran trader discrecional deje de serlo al sufrir una mala racha, sencillamente ésta se lo lleva por delante, no es capaz de volver a actuar como lo llevaba haciendo hace tiempo, pierde el control emocional y así está ya perdido.

Por supuesto que hay grandes traders discrecionales que perduran años y años. No se trata de decir que el trading algorítmico sea magnifico y el discrecional un desastre, en absoluto, ambos métodos tienen puntos fuertes y débiles, y contextos de mercado que favorecen más a un método que a otro.

Yo hace tiempo que elegí el sistemático, sencillamente por que creo que sus ventajas superan a las desventajas y porque entiendo que proteger la mente debe ser el principal objetivo de cualquier trader a largo plazo, y el trading algorítmico sin duda colabora a ello. Como diría mi buen amigo Joan, es más fácil no quedarse calvo operando con sistemas 🙂

 

Sergi Sánchez

Síguenos en twitter @sersansistemas

Nuestro blog: www.sistemasdetrading.info

Nuestra web: www.sersansistemas.com

 

Si te ha gustado este artículo no olvides difundirlo por favor: ¡Compartir es ganar!

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *